Turismo urbanistico

Mercado de Abastos

Fue construido en 1941 como espacio de venta de productos frescos: pescados, mariscos, carnes, frutas, verduras, quesos, entre otros.


Avenida Xoan XXIII

Es una de las arterias principales de entrada a la ciudad y de tránsito de vehículos. Conecta en uno de sus extremos con el Convento de San Francisco y San Martiño Pinario.


Plaza Roja

Es el centro de una zona de servicios surgida como necesidad inevitable del Ensanche de la zona nueva.


Plaza de Cervantes

Se distingue del resto de las plazas compostelanas por su multifuncionalidad histórica, pues ha sido escenario tanto de autos de fe y enjuciamiento durante la Inquisición como centro de venta de alimentos y mercancías (antiguo Mercado de Abastos), lo cual le valió el nombre durante un tiempo de Praza do Pan o del Campo.


Plaza del Toural

Aunque no es de las plazas más bellas ni deslumbrantes desde el punto de vista arquitectónico, es por su ubicación, casi a medio camino entre la zona monumental y la nueva, una de las más concurridas.


Plaza de Azabachería

También conocida como Praza da Inmaculada o Plaza de Acibechería. A ella da una de las fachadas de la Catedral de estilo barroco-neoclásico, rematada con una escultura de Santiago Peregrino.


La ciudad de noche

Las noches de Compostela son muy animadas. Santiago es una ciudad turística y universitaria. En período escolar, la población se duplica y las noches se vuelven sonoras y divertidas. En todo el casco histórico hay pubs, lugares donde se puede bailar y beber a gusto. Muchos de estos lugares de ocio son soterrados con paredes de piedra lo que les imprime un tono rústico y atractivo. Otro de los encantos de estos pubs es que en algunos de ellos se puede disfrutar de la música en directo de personas que tocan un instrumento musical o estudian en la academia de música compostelana y en sus noches libres organizan pequeñas descargas en estas cavernas celtas.


Plaza de la Quintana

A diferencia de Plaza de Obradoiro, esta plaza se destaca por su sobriedad y predominio de imponentes piedras. Conectada con la plaza de las Platerías por una escalinata y la Torre del Reloj o Berenguela. Dividida en dos niveles: Quintana de los Muertos (abajo) y Quintana de los vivos (encima).


Plaza de las Platerías

Es una de las cuatro plazas que rodea a la Catedral, junto con Obradoiro (fachada principal), la Quintana y la Inmaculada o de Azabachería. Situada frente a la fachada sur de la Catedral debe su nombre precisamente a los talleres de plateros y orfebres que durante la Edad Media se situaban bajo los soportales del claustro.


Calles de la ciudad

Algo distintivo de la capital gallega son las rúas del casco histórico, antiguamente amurallado. Las más representativas y concurridas son las paralelas Rúa do Franco y Rúa do Vilar, de origen medieval y la Rúa Nova.